Mujeres que hicieron historia en la tecnología


Es sabido que el campo de la tecnología y la informática ha sido territorio de los hombres a lo largo de la historia. Sin embargo, en la actualidad esto ha ido cambiando, y ha sido gracias al esfuerzo de las mujeres que fueron abriendo paso en la industria por medio de su talento y su perseverancia. Hoy te presentamos a algunas de las más importantes.

 

Ada Lovelace, la madre de la programación

Esta escritora inglesa nacida en 1815 es considerada la primera programadora de la historia. Desde muy pequeña fue educada en la ciencia y las matemáticas, un privilegio que pocas mujeres tenían en su época.
A los diecisiete años conoció a Charles Babbage, inventor de la Máquina Analítica, antecesora de las computadoras modernas. Ada fue la encargada de traducir las memorias de Babbage, y al hacerlo añadió sus propias notas, las cuales describían por primera vez un lenguaje de programación en forma, y explicaban cómo éste permitía a la Máquina Analítica calcular los números de Bernoulli.
La importancia de su trabajo resuena hasta la actualidad, tanto que el ejército de los Estados Unidos bautizó a uno de sus lenguajes de programación “Ada” y existen diversos premios que llevan su nombre, honrando el trabajo de las mujeres en la informática y la tecnología.

 

Hedy Lamarr, la inventora de la tecnología sin cables

Fue una popular actriz de cine, nacida en Austria y naturalizada estadounidense que demostró que la belleza no está peleada con la inteligencia. Tras dejar su carrera artística, Hedy trabajó de la mano con el también inventor George Anthiel desarrollando un “sistema secreto de comunicación” para combatir a los espías Nazis.
Este sistema consistía en la interrupción de radiofrecuencias en intervalos irregulares, evitando que los mensajes pudieran ser interceptados. Esta tecnología es lo que se conoce como “Spread spectrum” o espectro ensanchado, y es la base que hizo posible el Wi-Fi y otras tecnologías inalámbricas que hoy son imprescindibles para nuestra vida.

 

Frances E. Allen, abriendo paso a las mujeres en la tecnología

En una industria donde las mujeres no tenían cabida, Frances demostró una excepcional capacidad para la innovación. Fue pionera en el campo de la optimización de compiladores y la computación paralela.

Desarrolló toda su carrera en IBM, y llegó a convertirse en la primera mujer socia de la compañía. De la misma manera, fue la primera mujer en obtener el premio Turing en 2006. Este galardón, es considerado el Premio Nobel de la informática.

 

Grace Murray Hopper, simplificando la tecnología

La primera persona que vio e impulsó el verdadero potencial de las computadoras, sin duda fue la almirante Hopper. Formó parte del proyecto UNIVAC I, la primera computadora electrónica de gran escala. Este equipo, liderado por Hopper, fue el encargado de desarrollar el primer compilador de la historia, el A-O, el cual evolucionaría a Flow-Matic. Posteriores desarrollos sobre éste dieron vida a COBOL, el primer lenguaje de programación que se asemejaba al inglés y que abría camino a nuevos desarrollos y más personas, aunque no fueran expertos en matemáticas y computación.

 

Grace era también una talentosa negociadora, y perseverante como pocas. Su fuerza de voluntad impulsó el uso de COBOL en diversas industrias y desarrolló los programas y procedimientos para validar los compiladores COBOL, que son la base de los estándares internacionales que hoy rigen a los lenguajes de programación.

 

Top Secret Rosies, las olvidadas del proyecto ENIAC

Cuando Estados Unidos entró a la Segunda Guerra Mundial, los varones dejaron el continente para ir a luchar por la causa de los Aliados. En casa, el gobierno norteamericano se dispuso a encontrar mujeres con habilidades matemáticas para trabajar en los laboratorios de balística. En este contexto surgió la idea de crear una computadora para realizar cálculos a gran escala que permitieran generar datos en menor tiempo. Un equipo de seis mujeres fueron seleccionadas para el desarrollo y programación de esta máquina, que fue bautizada como ENIAC. El trabajo de estas admirables mujeres revolucionó la programación entre las décadas del 40 y el 50, sin embargo vivieron en el olvido por muchos años, ya que los libros de historia únicamente daban crédito a los constructores de ENIAC.

 

El camino ha sido difícil para las mujeres en la industria de la tecnología, y aún queda mucho más por recorrer. Sin embargo, cada vez existe mayor apertura y oportunidades para que todos y todas podamos aportar al desarrollo de nuevas y mejores tecnologías.

 

¿Qué otras mujeres conoces que hagan falta en esta lista?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *